«Comprendí que Dios es amor

y el Amor se acomoda a todas las formas de amor. En consecuencia, puedo santificarme por medio de todas mis pequeñas acciones: una sonrisa, una palabra, o una mirada, con tal de que lo haga todo por amor. ¡Oh! ¡Qué felicidad! Teresita es una santa que responde perfectamente a mi idea de santidad. A partir de ahora, ya no temo llegar a ser santo. He encontrado un camino que hace menos de un siglo ha sido recorrido por otra alma, y ésta alcanzó la meta suprema, como muchas otras almas que antaño siguieron un camino doloroso y sembrado de espinas. Es el camino del Amor de Santa Teresa del Niño Jesús.»

Marcel Van. 1928-1959 Redentorista Vietnamita. Hijo espiritual de Santa Teresita.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.